Google PlusFacebookTwitter

Cuantos informáticos existen

By on marzo 9, 2016 in Introducción, Tecnología | 0 comments

El otro día en una reunión con un cliente estábamos hablando sobre las redes sociales, las ventajas de estar presente en ellas, conversar con el público interesado en sus productos y servicios, atender las dudas, dar consejos, etc. Decir que mi interlocutor era joven (más que yo), formado con carrera y máster, dueño de una pyme de unos 20 empleados. Cuál fue mi sorpresa al escucharle decir: “ojalá pudiera tener un *informático* que estuviera la jornada laboral atendiendo las redes sociales. ¿Informático? ¿Aún estamos así? No me refiero a las redes sociales. Me refiero a todo. Seguimos viviendo en una sociedad  en la que el que se maneja bien, o simplemente se maneja, con las herramientas informáticas es considerado informático. Tengo una reunión de nivel estratégico en una pyme, enfocado a mejorar procesos en base a las nuevas tecnologías, o simplemente presentando un prezzi (para los neofitos, una presentación similar a Power Point pero mucho más dinámica y visual) y , al final de la reunión o en el Kit-kat del café, de repente me sueltan: “oye, el ordenador me va un poco lento, ¿me lo puedes mirar?» Así, sin vaselina ni nada Es como si escribir en un papel supusiera saber la composición porcentual del grafito que lleva el lápiz, que pudiéramos arreglar una máquina de escribir cuando todavía se utilizaban, que supiéramos cambiar la “trócola” de un coche cuando estuviera estropeado si conduces a menudo. Pensaba que todo eso se acabaría con las nuevas generaciones, pero parece que no es así. Y eso nos lleva a la educación. En un país en el que si tienes ordenadores en clase es que vas a un colegio, instituto o universidad con un poder adquisitivo enorme. En un país en el que todo lo que suene a nuevo tiene que demostrar, no que es bueno, sino que no es malo. En un país en el que la innovación brilla por su ausencia, esto, al final, se encuentra comprensible, si bien no entendible. En muchas empresas, si sabes hacer una hoja de cálculo, más vale que no se sepa, porque si no ya te están encasquetando a hacer la página web, gestionar el servidor, eliminar archivos temporales de todos los ordenadores de la empresa, o añadir las cuentas de correo electrónico en los ordenadores de todos. Ya no digamos si te sabes mover por Internet. Llevar las redes sociales sin saber de comunicación, crear un blog sin conocimientos de programación, hacer una Newsletter y/o resolver los problemas producidos por programas que se han introducido en los ordenadores de los demás e intentar explicar que ha sido porque hizo clic en donde no debía, sin que te digan «no, si yo no he tocado nada». Y esto, a pesar de avisar que no se es experto, como al final surgen problemas por ello, el culpable siempre es el mismo: el pobre chaval que sabe hacer una hoja de cálculo o sabe que existen más navegadores además del Internet Explorer. Que hagan la vida y el trabajo más fácil no quiere decir que sea sencillo. Se suele tender a menospreciar muchos oficios por presuposiciones realizadas desde el desconocimiento. Parémonos a pensar lo que piensa el público de nuestro producto que fabricamos, del servicio que ofrecemos etc. La mayoría de las veces no entienden lo complicado que es. “No sé porque hacer una armario es tan caro. Un par de taladros ciegos y unos tacos con cola y ya está hecho el armario. Solo lo compro porque no tengo tiempo para hacerlo.” “¿ISO 9000? Bah! Hagas lo que hagas te lo van a dar porque para eso pagas” “¿Publicar en Facebook? Tengo un sobrino que tiene muchos amigos en Facebook y me lo llevará él” Si no nos gusta que menosprecien nuestro trabajo, no hagamos lo mismo con los demás. Pero sobre todo, sobre todo, hagamos porque la innovación llegue a nuestros centros educativos, en equipamiento y en conocimientos. No es sólo cosa de la administración. Es también una cuestión de actitud de todos, principalmente de las empresas y, sobre todo de las micropymes, en fín: de crear ejemplo. Hoy, la asignatura de “informática” de nuestros hijos trata de cómo escribir una carta en el ordenador y la mayoría de veces 1 ordenador para 3 alumnos y turnándose semanas alternas entre clases como si fuera lo del ordenador un “bicho raro”. Lo último de lo último, vaya. Saludos cordiales y #abresos Julio Tarjeta virtual: http://xeeme.com/julio_aliaga    Imagen de portada: Morgue File Imagen Simpson:...

Misión y visión de Abresos. Y no por ese orden

By on febrero 17, 2015 in Introducción | 22 comments

Primera entrada, y en la frente. Este blog tratará sobre diversos temas, y todos relacionados con el desarrollo en las Pymes Españolas. I+D, Gestión, Procesos, Calidad, Medio Ambiente, RSE, y un largo etc. Si. Ya os estáis, o riéndoos a carcajada limpia u ojipláticos. ¿Qué tiene que ver el nombre de #abresos con esos temas? Y lo que es peor… ¡Qué logo te has cascao para algo así!   Visión Empecé hace unos años, por vagancia, a despedirme o saludar a los contactos en grupo con la palabra «abresos» para mandar abrazos a ellos y besos a ellas. Bueno, por vagancia y por que es menos largo para mandar un tuit. Se me quedó y muchos ya se despedían de mí de esa forma. Así que digamos que es una forma característica mía de mandar un afectuoso saludo a los que me leen. Vale, una chorrada, «pero sigue siendo frívolo para un tema como el que quieres tratar, Julio» Ahora iré a eso, porque todo va unido. Desde hace casi 25 años ya que comencé a trabajar, allá por 1980, lo he hecho en unos ámbitos muy concretos, y siempre muy relacionado con la gestión de procesos, mejora de los sistemas de calidad, optimización de recursos, implantación de normativas, etc., siempre en las Pymes. Lo he hecho como socio de empresa, como autónomo, como Agente Comercial y como empleado por cuenta ajena. Sin embargo, por diferentes motivos me fui enfocando y especializando más en el ámbito del Marketing e Imagen Corporativa y terminé creando verescreer. Pero nunca he dejado de estar al día, aplicar esos conocimientos sobre lo aprendido, las consultorías realizadas y aplicaciones instaladas. Cuando pones nombre a algo, y, sobre todo, cuando diseñas un logotipo, no es sólo cuestión de diseño y lo que sea políticamente correcto, sino intentar con ellos transmitir lo que te evoca, lo que te diferencia. Pues eso. A mi me evoca cariño, recuerdos de la juventud, así como algo que me encanta. Además, y ahora lo veremos en misión, quiero darle un aire diferente, alegre, humano e incluso apurando, irreverente. De ahí, tanto el logo como el nombre. Como buen emprendedor, me gusta el riesgo, y ya tengo una edad que me permite ser, digámoslo así, pasota con lo establecido como políticamente correcto.   Misión Irreverente por una razón. Las Pymes españolas tienen, entre muchos otros, un problema importante y es de falta de medios, recursos y conocimientos para mejorar su procesos y su gestión, y por ende su productividad. Esta en general no mejora, o si lo hace es en un porcentaje muy bajo de su potencial. Así que, dado que los sistemas tradicionales de las administraciones públicas, las megaconsultoras (caras y burócratas), los llamados agentes sociales no parecen que ayuden en este sentido voy a intentar algo diferente utilizando para ello las dos cosas que más conozco y con las que me siento cómodo para poder comunicar. Los conocimientos, fuentes y experiencia en esos ámbitos de las Pymes, y las nuevas tecnologías y medios de comunicación y difusión. Me uno a las buenas iniciativas que conozco como Iniciativa Pymes, Plataforma contra la Morosidad, Manager Forum o blogs como ‘El Miracielos‘, Paco Corma, Mario Cantalapiedra, o el Blog de morosología de Pere Brachfield, entre muchos, desde aquí mi reverencia humilde hacia todos ellos de los que sigo aprendiendo y espero lo siga haciendo durante mucho tiempo. Yendo al meollo de la cuestión: El 97% de las empresas en España son micro-empresas, de 0-9 empleados, y el 99,30% de 0-49 empleados. Son datos del 2012 según el Ministerio de Industria Energía y Turismo. (Ver informe, que se llama Retrato de la Pyme 2014 – Esa es otra, retrato de 2014 con datos del 2012 – ) Las Pymes, como nomenclatura y definición oficial son las empresas de 1 a 249 empleados. Esto significa que sólo el 0.6% de las Pymes españolas tienen entre 50 y 249 empleados (hay un punto también en el que la Pyme se define por su facturación. Los porcentajes cambian pero no de forma importante para lo que hemos de tratar aquí). En total, en el año 2014, había 3.006.979 empresas con entre 0 y 9 empelados. Como dijo Miguel Ángel Robles de Iniciativa Pymes. Sí todas ellas contrataran uno, sólo un empleado, el paro (según EPA en 2014) bajaría de los 5.457.700 a 2.600.000. Casi la mitad. Sé que decir esto es muy frívolo, pues se juntan muchos factores micro y macro económicos para que esto no sea posible así, de golpe y porrazo. Pero creo que dejan claro el potencial como capacidad de creación de riqueza económica de este tipo de empresas. Y sin embargo nadie les hace ni puRo caso. Ni la Administración, ni los Agentes Sindicales, ni la Patronal, ni las supuestas asociaciones de las Pymes. Ha habido algún intento de alguna Asociación por entrar a defender, más bien a decir que defienden, los intereses de las Micro-empresas, pero que lo único que hacen es venderse cosas entre sí (o intentarlo) en vez de ayudar a mejorar las problemas internos que no permiten crecer. Voy a ser sincero. Hablaré siempre de Pymes por dos razones: Si hablo de Micro-empresas nadie vendrá a leerlo, ni siquierea estas. Es una palabra tabú, casi despectiva en la psicología de las personas y los empresarios. Parece que queda claro que si hablo de Pymes estoy hablando de las micro-empresas, dado que son el 95,8% de las Pymes....